La metodología BIM nos plantea de manera continua desafíos de diversa índole, no solo en lo relacionado con la modelación de 3D. ¿Cómo podemos optimizar los recursos de un proyecto, reducir los tiempos y asegurar, además, la calidad de nuestros entregables? Nuestros expertos Alex Cartes y Óscar Paredes responden. 

La metodología de trabajo Building Information Modeling (BIM, por sus siglas en inglés) tiene como principal característica el trabajo colaborativo entre los diversos participantes de un proyecto: cliente, diseñadores, especialidades de ingeniería, entre otros. En palabras sencillas, BIM es visualizar un proyecto de la forma más real posible, de manera que permita a todos los involucrados en el proyecto la toma de decisiones de manera oportuna y a un bajo costo.

 

“Podemos definir BIM como una revolución en la forma de diseñar. El trabajo con modelos inteligentes es la evolución que necesitaba el trabajo en 2D para pasar a modelos 3D capaces de contener toda la información que un proyecto puede necesitar”, destacó Alex Cartes, jefe de área BIM.

Alex Cartes, jefe área BIM

En los proyectos que WSP desarrolla en Chile participan diversas especialidades: Arquitectura, Civil y Estructuras, Electricidad, Mecánica y Piping, Automatización, Hidráulica,  Refrigeración, etc. En este sentido y, según afirmó Óscar Paredes, jefe de especialidad Procesos Industriales, “es fundamental cruzar y centralizar toda la información en un solo modelo, el cual permita realizar estimaciones de costos más precisos, programar y realizar seguimiento durante la ejecución, anticipar posibles errores en etapas de montaje, optimizar el diseño y generar entregables de mayor calidad para el cliente”.

Fotos de una propuesta para un cliente de la industria cárnica.

Desafíos de BIM en la Industria de Procesos Industriales

Los usos de BIM se determinan de acuerdo a las necesidades y requerimientos de cada proyecto tomando como base la identificación de la fase que se está desarrollando (planificación, diseño, desarrollo de ingeniería de detalle o construcción entre otros). Los proyectos de procesos industriales son multidisciplinarios y en el rubro alimentario, como en otras actividades productivas, las plataformas 3D y la metodología BIM en general, permiten desarrollar modelos que consideren hasta el más mínimo detalle o equipamiento de una línea de producción.  “Ese nivel de detalle en la fase de ingeniería, se traducirá en ahorros de tiempo y costos para el cliente en las etapas de construcción y operación”, según aseguraron Alex Cartes y Óscar Paredes.

La metodología BIM nos plantea de manera continua desafíos de diversa índole, no solo en lo relacionado con la modelación de 3D.  En WSP, nuestro reto es la optimización de los recursos y reducción de los tiempos invertidos de para la modelación, para lo cual nuestro factor diferenciador es ser capaces de asegurar, además, la calidad de nuestros entregables.  “En definitiva, si bien es muy importante ser rápidos, a nosotros nos interesa ser los mejores; manteniendo el adecuado equilibrio del triángulo virtuoso de costo, tiempo y calidad”, recalcó Alex Cartes.

Para ello, la compañía trabaja en el desarrollo de rutinas y procesos que potencien la automatización durante el proceso de construcción virtual, como así también automatización en las revisiones y auditorías de modelos, con la finalidad de minimizar reprocesos y prevenir las interferencias. Para hacer realidad esto, no basta con solo utilizar un software, según destacó el profesional de WSP: “Para alcanzar y garantizar la excelencia se requiere esfuerzo. Se debe desarrollar un trabajo que demanda planificación, gestión y compromiso de todos los profesionales del área BIM y de la compañía en general. Ese es el compromiso que hemos hecho con nuestros clientes”.   

Equipo área BIM, WSP Chile