Gracias al aporte de la línea Cardones-Polpaico se espera que a 2030 las emisiones del sector disminuyan considerablemente cumpliendo así con uno de los compromisos asumidos por el Gobierno.

Desde junio de este año se encuentra en plena operación Cardones-Polpaico, la mayor línea de transmisión que está operando en el país, desarrollada por nuestro cliente ISA Interchile y para el cual el área de Energía de WSP Chile realizó la Inspección Técnica de Obras. Como aliado estratégico de ISA Interchile, WSP estuvo presente desde la gestación del proyecto hasta su puesta en marcha, posicionando a la empresa confiable y competitivamente dentro del mercado eléctrico chileno.

Transportando 1.400 MW desde la Región de Atacama hasta la Región Metropolitana y culminando la interconexión eléctrica nacional en 500kV con doble circuito, este proyecto promete convertirse en un hito para la contribución al proceso de descarbonización de la matriz energética local y ayudando a reducir 60 millones de ton de CO2 al 2030.

Así lo indicaron las autoridades que participaron en la inauguración de la obra, desde la subestación Nueva Cardones en Copiapó, la que fue encabezada por el presidente Sebastián Piñera, quien valoró la descarbonización que implica el proyecto, “porque nos va a permitir incorporar energías limpias, sin carbón”.

Juan Carlos Olmedo, presidente del Consejo Directivo del Coordinador Eléctrico Nacional, dijo que el vertimiento de energía renovable variable, solar fotovoltaica y eólica, “desapareció con la operación de la línea y hoy se está transfiriendo el 100% de la producción de energía renovable en la zona hacia Polpaico”.

Desafíos del proyecto

Nuestra empresa fue contratada por el mandante ISA Interchile para prestar el servicio de Inspección Técnica de Obras, proyecto que tuvo una duración de aproximadamente cuatro años y que contó con un peak de 104 profesionales destinados a esta tarea durante el año 2017.

David Espitia, gerente de Proyectos del área de Energía de WSP Chile, destacó que: “Ser la ITO de la obra más grande de infraestructura eléctrica que se haya construido en Chile, fue un gran desafío. Durante la ejecución debimos superar todo tipo de obstáculos presentados en las diferentes áreas de este proyecto que permitirá el ingreso de los generadores de energías renovables no convencionales al sistema eléctrico de Chile”.

En junio recién pasado cerraba el proyecto un equipo de 12 personas, liderado por David Espitia, y entre los cuales se encontraban los siguientes profesionales:

  • Gonzalo Quezada, Jefe de Oficina Técnica
  • Tania Canibilo, Encargada de área de Prevención de Riesgos
  • Jesús Gómez, Prevencionista de Riesgos
  • Felipe Ponce, Coordinador de área Ambiental
  • Héctor Cortés, Encargado de Medio Ambiente
  • Daniel Barros, Ingeniero Especialista Forestal
  • Ernesto Morales, Inspector de Montaje y Tendido
  • Pedro Álvarez, Inspector de Topografía
  • Luis Cabezas, Administrativo
  • Daniela San Martin, Programación y Control
  • Andrés López, Ingeniero de Proyecto

Entre los principales aprendizajes de la participación en este proyecto, David Espitia afirmó que “se debe trabajar de la mano con todas las comunidades involucradas y hacerlas participes del proyecto de forma tal que cuando esté en ejecución no se presenten problemas con éstas y pueda desarrollarse dentro de los programas estimados. Además, es fundamental seguir la mejora continua en los procesos internos de WSP para así, garantizar a nuestros clientes un servicio de excelencia, innovador y con los mejores estándares de calidad”.