Según la ‘Encuesta Mundial de Habilidades en la Población Adulta’ de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 38% de la población mundial masculina estudia profesiones vinculadas con la ingeniería y la construcción, mientras que solo el 7% de las mujeres lo hace.

Según la ‘Encuesta Mundial de Habilidades en la Población Adulta’ de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 38% de la población mundial masculina estudia profesiones vinculadas con la ingeniería y la construcción, mientras que solo el 7% de las mujeres lo hace. De esta forma, las profesiones vinculadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática han llegado a ser consideradas como “profesiones masculinas” a lo largo de la historia.

A pesar de lo contundente de estas cifras, cada vez tenemos más y mejores noticias acerca de la presencia de mujeres en el mundo de la ciencia y la ingeniería. En 2016, la Universidad de Darmouth en Estados Unidos se convirtió en la primera universidad americana de investigación en la que se graduaron más mujeres que hombres en la carrera de ingeniería. De la misma forma, en 2018 la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile batió su récord histórico de ingreso de mujeres a la carrera de ingeniería alcanzando un 33% de la matrícula, versus el discreto 20% el año 2013.

“Hace algunos años el mundo de la ingeniería era un espacio reservado para los hombres”, afirma Lorena Sánchez, gerente del área de Gestión de Personas de WSP en Chile. “Este escenario ha cambiado de forma importante en los últimos años. Temas como la inserción laboral de la mujer, la igualdad de género y las políticas de no discriminación se han tomado la agenda social y nuestra empresa no ha estado ajena a este proceso”, agrega.

Hace algunos años el mundo de la ingeniería era un espacio reservado para los hombres
Lorena Sánchez Gerente del área de Gestión de Personas de WSP en Chile

WSP, consultora líder a nivel global en ingeniería, trabajan cerca de 43.000 profesionales en más de 550 oficinas distribuidas en cerca de 40 países del mundo entero y cuenta con varias iniciativas de equidad de género, las cuales respaldan el interés por disminuir la brecha en esta profesión.

En el Reporte de Sostenibilidad de WSP 2017 nuestro Presidente a nivel global Alexandre L´Heureux afirmó que “un liderazgo fuerte es esencial para avanzar en la sostenibilidad. En 2017 se estableció el Foro de Liderazgo, aprovechando una red global de 1.000 empleados para mejorar la colaboración y el compromiso. En cuanto al equilibrio de género, recientemente fui invitado a formar parte del Club del 30% en Canadá, un movimiento que solicita a las grandes corporaciones que respalden la noción de que es una buena práctica empresarial que las mujeres ocupen el 30% de los puestos de la junta directiva a fines de 2022”.

En el mismo reporte, L´Heureux destacó, que como miembro clave de la comunidad empresarial, WSP comparte la aspiración de alcanzar este objetivo. “Estoy convencido de que una fuerza de trabajo equilibrada representa una mayor combinación de habilidades y una cultura laboral más inclusiva. En 2017, celebramos sesiones estratégicas para que los líderes mundiales y regionales construyan, debatan y se apropien de los argumentos comerciales para lograr el equilibrio de género”, finalizó el presidente a nivel global de WSP.

La oficina de WSP más austral de América está ubicada en la ciudad chilena de Puerto Montt distante unos mil kilómetros al sur de Santiago. Cuenta con una dotación cercana a las 60 personas y realiza consultoría en ingeniería, estudios acuáticos y oceanográficos, gestión ambiental y medio humano y social. ¿Lo interesante? Es la única oficina de WSP en la que ellas son más que ellos.

Puerto Montt, Chile

WSP es una compañía con valores muy claros, sólidos y definidos y que son el motivo del porqué trabajo por tantos años acá. La excelencia, la honestidad, el respeto y las buenas relaciones interpersonales son básicas para mí
Pilar Ros Arriagada Jefa de Proyectos de Gestión Ambiental de WSP Puerto Montt

Resaltando lo anterior, hicimos una entrevista a Pilar Ros Arriagada, jefa de Proyectos de Gestión Ambiental de WSP Puerto Montt en la cual nos cuenta acerca de sus logros profesionales y su visión personal respecto a la integración de la mujer en el mundo de la ingeniería.

Como Jefa de Proyectos, Pilar lidera un grupo de 17 personas con distintos perfiles profesionales entre ingenieros acuícolas, pesqueros y ambientales, biólogos, dibujantes y abogados. “Nuestras mayores competencias están en el área acuícola, colaborando con el desarrollo de nuestros clientes en todo tipo de instalaciones, como pisciculturas, centros de cultivo y plantas, incluyendo de proceso, de alimento y reductoras para la elaboración de harina de pescado, abordando de manera integral todo el ciclo productivo del salmón”, dice.

Pilar ingresó a POCH, ahora WSP, como consultora ambiental en el año 2004 y ha ido desarrollado su carrera profesional pasando por distintos cargos. Primero como ingeniera especialista, luego coordinadora, hasta llegar a jefa de proyectos, su cargo desde 2014 a la actualidad.

¿Cuáles son los beneficios que te ha entregado trabajar en una empresa como WSP?

 

WSP es una compañía con valores muy claros, sólidos y definidos y que son el motivo del porqué trabajo por tantos años acá. La excelencia, la honestidad, el respeto y las buenas relaciones interpersonales son básicas para mí y creo que en la oficina de Puerto Montt las practicamos de manera constante y trabajamos para que las personas que se integran al equipo se apropien de ellas y las practiquen de manera natural. Trabajar en esta compañía me ha permitido crecer como persona, como mujer, como profesional, en general te tratan bien, te cuidan y te potencian, crece la compañía y uno crece con ella.

¿Podrías mencionar alguno de los proyectos más interesantes en los que han trabajado?

Más que un proyecto en específico es la opción de trabajar bajo el concepto de “Asesoría Ambiental Permanente” y entrar en el corazón de las empresas con las que trabajamos.  Apuntamos a una relación de colaboración de largo plazo con el fin de convertirnos en un apoyo importante y constante para el desarrollo y crecimiento de nuestros clientes. Aspiramos a convertirnos en un socio ambiental que lleva sus objetivos de cumplimiento, tanto normativos como autoimpuestos, de desarrollo y de buenas prácticas.

El que te consideren a la hora de tomar decisiones y de proyectarse, quiere decir que valoran y respetan tu trabajo, y esa sensación es muy gratificante. De igual forma en la medida que he crecido profesionalmente he formado profesionales y equipos de trabajo, entregando lineamientos internos y de nuestra cultura organizacional, por lo que es fantástico ver que esas mismas personas van tomando nuevas responsabilidades profesionales y desafíos.

 

Aunque cada vez hay mayor cantidad de mujeres ingenieras, aún el porcentaje de hombres es mucho mayor. De acuerdo a esto, ¿consideras que necesitamos más mujeres en la industria?

 

En Puerto Montt hay un equilibrio casi perfecto en el número de profesionales hombres y mujeres, pero en la industria en general, claro que faltan mujeres, equilibramos el sistema y lo hacemos más eficiente. Creo que la interacción e interrelación entre hombres y mujeres es lo que nos hace una muy buena dupla.

Considero que se necesitan más mujeres. No tiene que ver con sumar mujeres por alcanzar un número, sino con que todos tengamos las mismas oportunidades y opciones. Me gusta trabajar con mujeres, no por considerarme feminista, sino porque son muy buenas en lo que hacen y dejan una huella. Es una suma de elementos entre compromiso, lealtad, estabilidad y empuje. Siento que pocas cosas nos quedan grandes.

 

Lea nuestro Reporte de Sostenibilidad 2017