Los proyectos de desarrollo e ingeniería son fundamentales para el bienestar, desarrollo y seguridad de un país y la sociedad, tomando en cuenta al medioambiente como factor clave al momento de la planeación, diseño y ejecución de los proyectos...

Los proyectos de desarrollo e ingeniería son fundamentales para el bienestar, desarrollo y seguridad de un país y la sociedad, tomando en cuenta al medioambiente como factor clave al momento de la planeación, diseño y ejecución de los proyectos; con miras a una cultura enfocada en brindar soluciones sostenibles, apalancada en un know how enfocado en la prevención y mitigación de impactos o contingencias que afectan directamente el medioambiente como son los desastres naturales, además de que no se pueden controlar, dejan a su paso pérdidas en infraestructura, tecnología, energía y comunicaciones entre muchas otras.

Por este motivo, grandes consultoras como WSP trabajan en ayudar a la sociedad frente a estas eventualidades, apostándole al desarrollo sostenible, manteniéndose a la vanguardia, capacitando constantemente a su personal y poniendo la experiencia y conocimiento de técnicos calificados que brindan herramientas para implementar las mejores prácticas.

Sin importar su tamaño, los proyectos de desarrollo sostenible son fundamentales para el crecimiento y progreso de un país, ya que benefician a las comunidades y aportan dinámicas socioeconómicas en todos los sectores. Dichos proyectos, entre los que se encuentran la infraestructura vial y los sistemas de riego (p.e.), necesitan basarse en criterios conservacionistas para asegurar su sostenibilidad, la de los recursos involucrados y la calidad de vida de los ciudadanos.

En el caso específico de Colombia, todavía existe mucho por hacer, y esto implica el desarrollo de proyectos desafiantes, que mejoren la conectividad, infraestructura y competencia del país. Para que esto funcione, es necesario alinear estos proyectos con las mejores prácticas socio-ambientales en concordancia con las políticas gubernamentales. El país cuenta con políticas ambientales reglamentadas, que se aplican desde las primeras fases de implementación de los proyectos. Las mejores prácticas son aquellas que se enfocan en identificar desde etapas tempranas las  implicaciones sociales y ambientales estratégicas para administrar riesgos que permitan  desarrollar proyectos sostenibles.

El proceso de Debida Diligencia (DD) es una herramienta que ayuda a las entidades financieras a identificar los riesgos asociados al proyecto en campos técnicos, legales, de contexto, socio-ambientales, de seguros y de gobierno corporativo.

En la actualidad, con el auge de las Alianzas Publico Privadas (APP) y de las Iniciativas Privadas (IP), el sector financiero está jugando un papel fundamental en el desarrollo y logro de estos proyectos, el reto está en la necesidad de entender y adaptarse a los contratos por concesión mediante esta figura. Durante los últimos años ha retomado fuerza el desarrollo de proyectos bajo la modalidad de financiación de proyectos, siendo un mecanismo de inversiones de gran envergadura que se sustenta en la capacidad del proyecto para generar flujos de caja que les permitan atender las obligaciones financieras sin afectar el avance y ejecución de las obras.

Cabe destacar la importancia de identificar la red de impactos con el fin de mitigar los impactos negativos y potencializar los positivos extendiéndolos más allá de la ejecución de las obras. El proceso de Debida Diligencia (DD) es una herramienta que ayuda a las entidades  financieras a identificar los riesgos asociados al proyecto en campos técnicos, legales, de contexto, socio-ambientales, de seguros y de gobierno corporativo.

Ruta Cacao WSP Colombia

Debida Diligencia - Ruta del Cacao

La sostenibilidad del proyecto y sus riesgos ambientales y sociales, son elementos fundamentales para la financiación. La Debida Diligencia Socio Ambiental (DDSA) para proyectos de infraestructura en Colombia, permite asegurar el marco social y ambiental adecuado para una buena inversión, cumpliendo con la normativa nacional, y con los estándares de desempeño ambiental y social establecidas por la  IFC como son: evaluación y gestión de los riesgos e impactos ambientales y sociales, condiciones laborales,  eficiencia en el uso de los recursos y prevención de la contaminación, salud y seguridad de la comunidad; entre otros aspectos fundamentales.

Adicionalmente los proyectos se alinean con los Principios de Ecuador, que son marco de referencia para que las entidades financieras puedan determinar, evaluar y administrar los riesgos sociales y ambientales de sus proyectos.

¿Colombia está preparada para mitigar riesgos?

Las contingencias relacionadas con el medioambiente obligan a preparar sistemas que aumenten la capacidad de afrontar cualquier cambio sin afectar significativamente la estructura y funcionalidad de un proyecto, de forma tal que las obras regresen a su estado original una vez que la alteración haya terminado.

En Colombia se suele trabajar sobre el impacto directo, sin embargo la práctica ideal debería centrarse en trabajar sobre la diversidad de los ecosistemas, puesto que un sistema socio-ecológico con mayor complejidad derivada de su mayor diversidad, genera una mayor cantidad de mecanismos autorreguladores, que permiten la recuperación ante una perturbación en menor tiempo.

Es importante que la sociedad comprenda que aunque los proyectos de desarrollo impactan los sistemas ecológicos y sociales, es indispensable unir los esfuerzos de todos para lograr que la riqueza y la diversidad se conserven y logre una armonía con el entorno, que favorezca el desarrollo del país y la seguridad de los ciudadanos.

 

- Constanza Buitrago - Ambiente