EL FERROCARRIL EN LA ERA #POSTCOVID19

La Comisión Europea propuso declarar 2021 como el “Año Europeo del Ferrocarril”. ¿Cómo afectará la pandemia del COVID-19 a esta visión estratégica europea?

La Comisión Europea propuso el 4 de marzo de 2020 declarar el año 2021 “Año Europeo del Ferrocarril” con el objetivo de promover el ferrocarril como un modo de transporte sostenible, innovador y seguro. El planteamiento de la comisión era destacar sus beneficios para las personas, la economía y el clima, centrándose en los desafíos restantes para crear un verdadero Área Ferroviaria Europea, único y sin fronteras.

En palabras de Adina Vălean, Comisaria Europea de Transportes, "No hay duda de que el transporte ferroviario significa enormes beneficios en la mayoría de los ámbitos: sostenibilidad, seguridad e incluso velocidad, una vez organizado y diseñado de acuerdo con los principios del siglo XXI".


¿De qué modo afectará la pandemia del COVID-19 a esa visión?

Según un informe del banco privado de inversión UBS, el transporte ferroviario saldrá reforzado de esta crisis, que podría incluso acelerar el trasvase de pasajeros del avión al ferrocarril, mostrándonos un escenario de recuperación más optimista que el de otros modos de transporte. Bajo esta premisa la industria ferroviaria presentará un crecimiento aun mayor del inicialmente ferrocarril esperado en los próximos 10 años.

Efectivamente el ferrocarril parece el modo de transporte colectivo que mejor puede resolver el triple objetivo de preservar las necesidades de movilidad, cumplir las nuevas condiciones sanitarias y garantizar los compromisos ya adquiridos de reducción de las emisiones de CO2 y la lucha contra el cambio climático; todo ello garantizando una adecuada experiencia del usuario.

Como complemento, es esperable un impulso al tráfico ferroviario de mercancías en la era #POSTCOVID19. Las nuevas condiciones y los planes de riesgo y continuidad de las empresas frente a nuevas crisis sanitarias pueden acelerar la incorporación definitiva y más activa de la red ferroviaria a las cadenas logísticas europeas.

En base a estas previsiones generales, no debemos debilitar la apuesta por el mercado ferroviario sino más bien al contrario intensificar nuestros esfuerzos e inversiones en los siguientes aspectos como claves para maximizar las oportunidades de crecimiento futuro:

  • Rápida adaptación de las operaciones diarias a las recomendaciones sanitarias actuales, ofreciendo al pasajero una experiencia acorde con las nuevas expectativas y necesidades.
  • Avance decidido en la interoperabilidad, completando las acciones de liberalización del mercado, fomentando la competencia y la competitividad, y garantizando el acceso no discriminatorio a la red ferroviaria.
  • Avance definitivo en la intermodalidad del transporte ferroviario tanto para pasajeros como para mercancías, reforzando de manera generalizada las conexiones con el resto de los modos de transporte y plataformas de acceso.

Esperemos que se continúen desarrollando activamente acciones encaminadas a potenciar estos aspectos, con el objetivo de consolidar las expectativas que sitúan al ferrocarril como el modo de transporte colectivo que mejor puede adaptarse a las condiciones #POSTCOVID19.

Autor

Ángel Piedra
Director Técnico