La conectividad, la automatización, el intercambio y la propulsión eléctrica están produciendo un cambio en todos los aspectos de la movilidad, desde la forma en que viajamos a la forma en que planificamos y desarrollamos la infraestructura para las ciudades de hoy y del futuro.