Debido a un alza en la percepción ambiental de las personas, el interés del público en el desarrollo sostenible, y las múltiples y estrictas leyes y regulaciones de protección ambiental, con frecuencia los proyectos requieren de aprobación previa antes de su lanzamiento.