Las operaciones marítimas modernas se encuentran dotadas de una enorme complejidad a todos los niveles. Cada instalación atiende una combinación única de demandas, en un entorno físico único, bajo restricciones comerciales e institucionales únicas. Lograr un equilibrio entre rendimiento, productividad y rentabilidad requiere un examen exhaustivo y simultáneo de todos los problemas.