Cultivando Sistemas De Transporte Sostenibles

Elementos esenciales para obtener resultados positivos a largo plazo.

Las grandes ciudades y las comunidades más pequeñas tienen mucho en qué pensar cuando se trata de proporcionar transporte para diversos usuarios, tanto ahora como en el futuro. La pandemia se ha sumado a los desafíos de transporte existentes, ha llamado la atención sobre el papel del transporte público en la vida cotidiana y ha abierto la oportunidad de reinventar los paisajes de movilidad.

Hablamos con Kit Chiu, planificadora de sistemas de movilidad avanzada, Estados Unidos, WSP, para explorar los desafíos actuales y cómo dar forma a sistemas de transporte sostenibles durante y más allá de estos tiempos difíciles.

 

¿Cuáles son las características determinantes de los sistemas de transporte sostenibles?

Kit Chiu: Para que los sistemas de transporte sean sostenibles, deben permitir constantemente opciones de movilidad significativas para una diversidad de usuarios. Las opciones de transporte deben ser accesibles, inclusivas, a precios razonables, convenientes y fáciles de usar. Los componentes del sistema (infraestructura, vehículos y tecnología) deben, por supuesto, diseñarse para tener el menor impacto ambiental posible.

 

Teniendo en cuenta el entorno actual, ¿cuáles son los principales desafíos para abordar los futuros del transporte sostenible?

Kit Chiu: Un gran desafío con la pandemia en este momento es que el transporte público, que ha sido una herramienta clave en la configuración del futuro del transporte sostenible, se ha enfrentado a una de las mayores interrupciones en mucho tiempo. La comprensión colectiva de los impactos a mediano y largo plazo de COVID-19 aún se está desarrollando y sigue habiendo mucha incertidumbre. A medida que las ciudades comienzan a reabrirse y las personas comienzan a viajar más nuevamente, no está claro cómo serán sus opciones de movilidad. Algunas ciudades ya han observado un resurgimiento mucho más rápido en la demanda de viajes en vehículos que de transporte público. Una mayor dependencia de los vehículos personales a largo plazo, por encima o incluso cerca de los niveles pre-pandémicos, sin duda tendría efectos negativos.

Un tema clave con el que muchos en la industria del transporte y dentro de WSP están tratando de lidiar es cómo brindar salud y seguridad a los pasajeros, así como restaurar la confianza de los pasajeros en los servicios de transporte público. A largo plazo, los servicios de transporte público seguirán siendo un impulsor clave de la conectividad humana dentro y entre comunidades; sin embargo, lo que se considera que cae dentro del ámbito del transporte público deberá evolucionar a medida que la pandemia ha acelerado cambios en la forma en que las personas viven y trabajan.

La pandemia también ha enfatizado que los sistemas de transporte sostenibles requieren la incorporación de diversos modos de transporte para que los sistemas funcionen para todos; estas opciones deberían ser las piedras angulares de nuestros planes y políticas en lugar de adornos agradables sobre los sistemas que aún priorizan los modos no respetuosos con el medio ambiente.

 

¿Cómo ha resaltado la pandemia la importancia del transporte público en la vida cotidiana?

Kit Chiu: La pandemia realmente ha arrojado luz sobre las vulnerabilidades e inequidades en nuestra sociedad, incluidos los desafíos en torno al acceso a la atención médica y los recursos alimentarios en las comunidades. Ha resaltado el papel fundamental que ha desempeñado el transporte público para salvar las brechas, ya que la reducción del servicio ha puesto de manifiesto los desafíos que muchas personas tienen para acceder a los servicios y recursos que son fundamentales para la vida cotidiana.

Los planificadores deben pensar de manera más amplia sobre el papel que desempeñamos y romper los límites de los silos aislados de uso de la tierra y transporte que dominan la industria; debemos considerar los impactos que nuestro trabajo puede tener en el bienestar de las personas y las comunidades; necesitamos asegurarnos de que nuestras ciudades estén planificadas para brindar a las personas soluciones viables para llegar a donde necesitan ir y acceder a las cosas que necesitan para vivir todos los días.

Esto puede parecer una tarea difícil, pero si miramos alrededor del mundo, hay muchos ejemplos en los que ya existen sistemas de transporte sostenibles. Considere como en Copenhague a menudo es más rápido y fácil subirse a una bicicleta para ir a algún lugar que recorrer las calles en automóvil, o como en Singapur el sistema de transporte público puede trasladar a las personas de un área a otra a un costo relativamente bajo. La integración del uso de la tierra y la toma de decisiones de transporte es sin duda una de las principales razones del éxito de estos sistemas. Sin embargo, muchas de nuestras ciudades no se han construido sobre esta base.

 

¿Qué desarrollos del transporte durante la pandemia pueden ayudar a dar forma a futuros de movilidad sostenible?

Kit Chiu: Durante la pandemia, algunas ciudades han visto una mayor dependencia del transporte activo y las opciones de micromovilidad, que se percibe que tienen un menor riesgo de transmitir COVID-19. Muchas de estas ciudades se han adaptado rápidamente al convertir la infraestructura existente en espacio adicional para caminar, andar en bicicleta y micromovilidad, incluidas las patinetas y las bicicletas eléctricas. Los servicios de microtransporte también han recibido un interés renovado en este momento como una forma de llenar los vacíos en el servicio creados por la disminución del transporte público y para proporcionar un servicio flexible y del tamaño adecuado que se adapte a la demanda en evolución.

La integración de la movilidad en muchas otras formas, incluidos los servicios eléctricos, automatizados, conectados y compartidos, podría ayudar a respaldar los sistemas de transporte sostenibles y los objetivos sociales más amplios. El desafío para las ciudades y los planificadores será cómo aprovechar los beneficios de los desarrollos emergentes del transporte para crear un cambio positivo sostenido. Necesitamos encontrar formas de hacer viables estas tendencias a largo plazo y gestionar las posibles consecuencias no deseadas, como el aumento del tráfico vehicular y la congestión tanto del movimiento de personas como de mercancías, y la evolución de las demandas sobre el uso del espacio en las aceras.

 

¿Cómo pueden los planificadores aprovechar mejor este período de incertidumbre para desarrollar entornos de transporte sostenibles?

Kit Chiu: Los planificadores pueden aprovechar este momento de incertidumbre para probar nuevas formas de proporcionar opciones de transporte sostenibles e identificar los enfoques que servirán mejor a las necesidades de todos los viajeros que se dirigen hacia el futuro. Por ejemplo, los cambios estacionales en algunas ciudades, tanto el intenso frío del invierno como el calor del verano, pueden plantear desafíos para aquellos viajeros que dependen del transporte activo durante todo el año. Si queremos convertir el aumento actual en el uso activo del transporte en un cambio sostenido, los planificadores y todos aquellos que provocan el cambio dentro de las ciudades, deberán considerar cómo continuar haciendo que las opciones de transporte activo y micromovilidad sean viables en estas condiciones, no solo para los usuarios más experimentados pero para todos los que quieran utilizarlos. Esto requiere pensar en el diseño de la infraestructura real, el diseño del entorno circundante, la planificación de las comodidades, incluidas las paradas de descanso, la iluminación y las estaciones de reparación de bicicletas, y la forma en que operamos y mantenemos nuestra infraestructura, como la remoción de nieve en invierno. La creación de una cultura para el uso activo del transporte durante todo el año requerirá una mayor atención al diseño y planificación de estas instalaciones en la misma medida en que prestamos atención a las instalaciones para automóviles.

Con opciones de movilidad como los servicios de microtransporte, las ciudades y los planificadores deben considerar cómo se pueden escalar y adaptar los servicios para que funcionen en coordinación con el transporte público a medida que aumenta la demanda de viajes. Permitir e incentivar la transición de microtransporte y otras flotas de “New Mobility” a la electricidad puede contribuir a disminuir el impacto ambiental de estos modos a medida que las ciudades buscan la electrificación de sus sistemas de transporte establecidos.

A medida que las comunidades comienzan a transformarse con los patrones de trabajo en evolución y los cambios en el lugar donde la gente elige vivir, los planificadores deben considerar cómo abordar las necesidades de transporte más dispersas en áreas de menor densidad. Aprovechar la automatización podría ayudar potencialmente a satisfacer estas necesidades cambiantes.

 

¿Cómo puede la colaboración ayudar a desarrollar sistemas de transporte sostenibles?

Kit Chiu: una colaboración más estrecha entre los proveedores de “New Mobility”, los planificadores y los gobiernos podría ayudar a crear una mejor comprensión de las actitudes cambiantes de los clientes y ayudar a implementar prácticas que reconstruirán la confianza del público para reanudar los viajes utilizando una combinación de diferentes modos de transporte.

Es difícil decir en este momento cómo será la demanda de viajes más allá de la pandemia. Sin embargo, probar diferentes enfoques contra futuros alternativos plausibles a través de la planificación de escenarios puede ayudar a informar la toma de decisiones en colaboración y crear un sistema flexible que brinde opciones a todos los usuarios. Una cosa es cierta: nuestros futuros sistemas de transporte deberán depender de una combinación de diferentes opciones de movilidad, y nuestros principales corredores de transporte público deberán seguir desempeñando un papel crucial en el traslado de personas de forma rápida y eficaz dentro y entre nuestras ciudades. Un enfoque colaborativo enfocará el pensamiento diverso sobre cómo integrar mejor los modos existentes y emergentes en un sistema de transporte que sirva a todas las personas dentro de las comunidades de todo el mundo.